Now Reading
Un fruto prohibido sin pecado
0

Un fruto prohibido sin pecado

by Armando Reygadas31 enero, 2013

Hoy decidí como muchos otros trabajadores, tomar mi hora de comida para ir al banco y a hacer otro pendientito que no podía esperar más. Mi intención era apurarme en el traslado a través del bendito tráfico, terminar mi pendiente, y de regreso pescar algo de comer en el camino. Esto último me desalentaba un poco, porque pensar en comida rápida, por lo general nos lleva a alimentos deliciosos pero poco saludables: tortas, tacos, hamburguesa, flautas, quesadillas, sopes, tacos y más tacos…

Frutos prohibidos 2Circulando por las calles de la Colonia Roma, me acordé que hace algún tiempo mi mejor amiga me recomendó un lugar para comer de manera rápida y saludable: “Frutos prohibidos y otros placeres” Frutos prohibidos es un concepto en el sector alimenticio muy original creado en el 2003, su intención es ofrecer los mejores ingredientes, principalmente frutas y verduras.

Inicialmente se pensó para los colonos de la Hipódromo Condesa, actualmente ya cuenta con otras cuatro sucursales en el Distrito Federal. La calidad de su servicio está a la misma altura de la de sus productos y el ambiente que se respira es totalmente relajado.

El estelar de su menú es “el pecado”, un sándwich nada tradicional; de un pan de caja hecho a la medida (grande) se cortan las rebanadas, se les quita la corteza, se les somete a un proceso de aplanado, para finalmente ser enrollado y tostado a la perfección.

La selección de este manjar es muy variada, los hay para vegetarianos como el “Pecado Natural” (espárragos, queso de cabra) y hasta para los más pecaminosos como el “Pecado Mortal” (chorizo, salami y queso manchego). Frutos Prohibidos 3También puedes encontrar una variedad de jugos, aguas, licuados y malteadas, todas naturales.

Las combinaciones de la casa pueden resultar una agradable y sorpresiva experiencia. Lo característico de este lugar es que tienen un espacio público donde la gente puede exponer sus necesidades y ofrecimientos, desde un curso que tomar, un depa que rentar o una recompensa de un perrito extraviado. Aquí la culpa y el remordimiento no entorpecerán el placer de pecar.

About The Author
Armando Reygadas
Escritor, aficionado a la tecnología y a los gadgets; colaborador de varios sitios de Internet y director de contenidos de Basico.mx

Deja un comentario